martes, 31 de diciembre de 2013

Mil y un años

“… y contemplaron una hermosa llanura, llena de arroyos y arboledas, que, como todo el terreno circundante, está regada por el Wadi Sanili (río Genil), que baja del Yabal Sulayr (Sierra Nevada). Contemplaron asimismo el monte en el que hoy se asienta la ciudad de Granada, y comprendieron que era el centro de toda la comarca, ya que tenía delante la al-Fahs (la Vega), a ambos lados los términos de al-Zawiya y de al-Sath y detrás el distrito de nazar al-Yabal (el Monte). El lugar les encantó, porque vieron que reunía todas las ventajas, y se dieron cuenta de que estaba en el punto central de una región muy rica y en medio de sus focos de población, y de que, si un enemigo venía a atacarlo, no podría ponerle sitio, ni impedir en modo alguno que sus habitantes se aprovisionasen, dentro y fuera, de todos los víveres necesarios. En consecuencia y en tanto Elvira quedaba arruinada, comenzaron a edificar en aquel sitio, y cada uno de los hombres del grupo, lo mismo andaluz que beréber, procedió a levantar allí su casa”.
Con estas palabras explica Abd Allah Ibn Buluggin Ibn Badis, último rey de la dinastía zirí, la fundación de la ciudad de Granada por parte de su antepasado Zawi Ben Ziri, jefe de una de las tribus bereberes traídas por Almanzor del norte de África, y como escogieron este emplazamiento para la capital del “Reino de los Banu Ziri de Granada” en sustitución de la ciudad  califal de Elvira cuya medina asentada en plena Vega resultaba difícilmente defendible ante el clima de inestabilidad reinante durante la etapa de los reinos de taifas de Al-Andalus.
 
Este hecho es el que hemos conmemorado con más pena que gloria en este año 2013 que ahora se acaba. Justo hace un año dedicamos una entrada (VER) a esta celebración en la que se mantenía el escepticismo sobre el éxito de la misma. La situación económica ha deparado una conmemoración “low-cost” alejada de las grandes inversiones en infraestructuras prometidas y pronto olvidadas. Centrado el aniversario en lo expositivo, hemos de considerar este año como muy bueno en ese aspecto, con exposiciones muy interesantes como “Arte y Culturas de Al-Andalus, el poder de la Alhambra”, como no íbamos a recurrir nuevamente a la Alhambra, o “Mil años de Madinat Ilbira”, aunque su emplazamiento en el Parque de las Ciencias hace que solo sea visitable abonando el precio de la entrada a este recinto lo que ha dificultado su difusión. Fuera de este apartado, poco más se ha hecho salvo un puñado de actos y la inclusión de referencias al Milenio en los acontecimientos habituales en la ciudad como el Festival de Música y Danza de Granada por poner un ejemplo.
Palacio de la Dar al-Horra, en obras actualmente
Todo esto contrasta con la realidad de algunos de los bienes patrimoniales que conservamos de aquella época. Un claro ejemplo de ello es la situación actual del Palacio de Dar al-Horra. La que estaba destinada a ser sede de esta conmemoración ha pasado buena parte del año cerrada por unas “pequeñas reformas”, para luego anunciarse que se debían realizar obras de urgencia en sus techumbres, actualmente en ejecución. Junto a este palacio, los restos de la Granada del año 1013 aún esperan la finalización de unas obras que de una vez ponga en valor nuestra Muralla Zirí (1, 2, 3, 4). Otro ejemplo del despropósito lo encontramos en la propia Medina Elvira, lo que podría ser uno de los campos arqueológicos de mayores dimensiones de Europa “duerme el sueño de los justos” mientras que las protecciones llevadas a cabo sobre los restos de las murallas tras las excavaciones arqueológicas realizadas en su alcazaba son objeto de actos vandálicos por parte de excursionistas sin escrúpulos. Finalmente debemos preguntarnos no solo si los actos han beneficiado a la ciudad o no sino si, además, los granadinos hemos conocido algo más de nuestra propia historia durante este año.
 
Restos de la muralla de la alcazaba de Madinat Ilbira 
Para conocer más: recomendamos la lectura del libro “El siglo XI en primera persona. Las memorias de Abdallah, último rey zirí de Granada, destronado por los Almorábides (1090)” traducidas por E. Lévi-Provençal y Emilio García Gómez, valiosísimo testimonio de cómo era Granada hace mil años. Del mismo modo, aún se pueden visitar algunas de las exposiciones que se prolongarán durante las primeras semanas de 2014. Toda la información se encuentra alojada en la web del Milenio de Granada (VER).

Estado de abandono que presenta la muralla Zirí de Granada